Desea que sus hijos tengan espacios bien diseñados, divertidos y funcionales para llamarlos suyos, pero también sabe que la apariencia que debe tener la guardería de un niño de un año es muy diferente a la de un niño de tres, por decir nada de la sala de juegos de un niño de siete años o incluso de un adolescente ¡armario! Los niños crecen rápidamente y también sus gustos. A continuación se ofrecen algunos consejos para diseñar una habitación que crecerá con su hijo y le evitará muchos problemas en el futuro.

cuarto del bebé
Esta guardería para bebés es adorable, pero será difícil que crezca con el niño, ya que el papel tapiz es difícil de cambiar.

Diseña una habitación que crezca con tu hijo

Entonces, ¿cómo se diseña un habitación de los niños con los que realmente pueden crecer y convertirse? ¿Cómo puede hacer una habitación que se pueda adaptar fácilmente para satisfacer las necesidades físicas cambiantes de su hijo? ¿Y cómo puede hacerlo con el mismo estilo y rentable-¿como sea posible? Bueno, todo tiene que ver con elecciones atemporales y pensar en el futuro.

diseñar una habitación
Esta gran habitación para niños pequeños será fácil de cambiar con sus paredes y alfombras atemporales.

Diseñe una habitación para un largo recorrido

Bueno, solo considere algunos básicos para diseñar una habitación que sea funcional a largo plazo:

  • Siempre que sea posible, invierta en características de diseño ajustables. El armario de su hijo puede tener tres filas de varillas en las que colgar la ropa, lo que resulta perfecto para hacer tres filas separadas de ropa de bebé. Luego, cuando su hijo crezca, puede quitar dos filas para tener más espacio para colgar ropa más grande y más larga. Eso es lo que entendemos por ajustabilidad.
  • Los cubículos son elementos de diseño ideales para la habitación de un niño, especialmente los de tela o ajustables. Para los bebés, los cubículos pueden ser excelentes para guardar pañales, ropa para eructar y más, pero puede reconfigurarlos y reutilizarlos más tarde, tal vez para juguetes, libros o ropa.
  • En el caso de los juguetes, céntrese en los contenedores en lugar de en los estantes o cajones. Por un lado, esto le permite a su hijo tirar cosas y jugar más fácilmente. También hace que sea un poco más fácil para los padres tomar un contenedor de buena voluntad cuando es el momento de hacer espacio.
  • Siempre planifique con anticipación su espacio. Es posible que necesite una estación para cambiar pañales en la habitación por ahora, y eso está bien, pero tenga en cuenta cuál puede ser el espacio más adelante. Quizás algún día puedas convertir esa parte de la habitación en un área de escritorio, o simplemente en una mesa para manualidades o para leer.
  • Elija un color de pared que sea neutro y vaya con muchos temas. Luego, puede cambiar el arte de la pared y los accesorios para actualizar el aspecto de la habitación.
sala de niños
El arte de la pared puede marcar el tono de la habitación y es fácil de actualizar a medida que cambian sus gustos.

Y ese es el consejo más importante aquí: cuando diseñe una habitación para niños, siempre tenga en cuenta el futuro. Las necesidades de su hijo cambiarán antes de que se dé cuenta, y es importante estar preparado para cada nueva transición sin tener que esforzarse demasiado en el futuro. ¿Quiere diseñar una habitación para su hijo que pase de la guardería a la habitación para adolescentes?

Deja un comentario